No reenvíes lo de siempre: TÚ escribes la Navidad

Últimamente, la Navidad y sus felicitaciones están llenas de textos que se copian y se pegan repitiéndose una y otra vez; imágenes descargadas de Google o vídeos reenviados que ya hemos visto muchas veces. Lo hacemos enviándolo de forma global a todos nuestros contactos sin personalizar nada, sin pararnos a pensar en esa persona, en cómo es y en lo que puede estar sucediéndole.

Al final, las nuevas tecnologías han hecho que no nos esmeremos en los mensajes de Navidad a familia y amigos, dedicamos un tiempo mínimo a su elaboración y eso hace que se le dedique todavía menos tiempo a la recepción, hacemos las cosas por cumplir, perdiéndose por completo el espíritu navideño del reencuentro y del pensar en los seres queridos.

Este año, he apostado por escribir cartas a la antigua usanza. No nos viene mal detenernos un poquito, pensar en esa persona, recordar nuestras experiencias con ella y dedicarle un mensaje especial. Lo reflejo en este vídeo, mi particular felicitación de Navidad. Entre todos podemos escribir una Navidad mejor, TÚ escribes la Navidad.