Traducir un libro como forma de desbloquear tu proyecto literario

Una acción natural en el crecimiento de cualquier escritor, pero que pocos autores tienen en cuenta es la posibilidad de traducir un libro para su difusión en otros países entre público lector en un idioma diferente. En la actualidad se habla mucho del fenómeno de la autoedición, cada vez se publican más títulos por parte de más escritores, la competencia es máxima y en España o Latinoamérica el público es limitado. Esto hace que muchos autores vean que a poco de sacar su libro al mercado, su proyecto se ve estancado sin saber cómo continuarlo. Es entonces cuando los servicios de traducción pueden entrar en juego para abordar nuevos mercados.

Es verdad que una traducción, una buena traducción, va a suponer una inversión, pero también te abrirá un gran horizonte con nuevos públicos a los que llegar. Por ejemplo, traducir tu libro al inglés te abre las puertas de los 400 millones de personas que tienen el inglés como lengua materna, más todos aquellos otros hablantes que lo dominan a nivel internacional. El inglés es el idioma global, pero no es solo eso, contar con una versión de tu libro en inglés supone prestigio para el autor,

No obstante, no solo debes limitarte al español o al inglés. Puedes realizar un estudio sobre el perfil de lector al que gusta tu libro y ver en qué mercados está ese lector. El chino mandarín es en la actualidad el idioma más hablado en el mundo. Las cifras de ventas de e-books en el mercado chino son las que más están creciendo en los últimos años. Si en el mercado chino hay público objetivo para tu libro, no te cierres las puertas porque además el mercado chino es el que más compras realiza a través de internet y, una vez traducido, tu libro puede entrar en esos portales de compras de este mercado.

Otros mercados como el francés o el italiano también son muy afines al español, compartimos mucho con ellos y si tu libro gusta entre los lectores de habla hispana posiblemente guste también en estos países mediterráneos.

Servicios de traducción literaria

En cuanto a quién encargar la traducción de un libro debes detenerte previamente  a pensar y es que la traducción literaria no es un servicio de traducción convencional. En las obras literarias hay matices connotativos cuya traducción las hace diferentes. Hay por lo tanto que pensar en un traductor especializado, que domine los tipos de traducción humanístico-literaria. Será diferente si se trata de traducción de textos narrativos, traducción de artes escénicas o traducción poética. Traducir un libro no es algo que se haga en serie.

Hemos visto algunas propuestas en internet de personas que ofrecen sus servicios de traducción basados en intercambio o que se basan en compartir posteriormente el beneficio del libro en el idioma traducido. Puede que no sea mala opción, pero el éxito de la versión de un libro en otro idioma dependerá de la sapiencia del traductor. Yo en concreto te recomendaría siempre que te dirijas a un traductor literario profesional y pienso que lo mejor es que pagues el servicio para que la obra siga siendo tuya sin que después tengas que rendir cuentas a nadie.

Lógicamente, si hablamos de una edición tradicional los caminos son otros, hablaríamos entonces de ventas de derechos de explotación de una obra literaria en otros países y en otros idiomas que no es el caso. En este tipo de situaciones, lo ideal sería que te pongas en manos de un agente literario que sea quien te asesore.

De uno o de otro modo, no te cierres a un único mercado y piensa en la traducción literaria profesional, en traducir un libro, para ampliar fronteras y llegar más lejos como escritor.