10 pasos para escribir un libro

Si quieres recibir consejos sobre escribir un libro, este es el lugar. En la actualidad tengo tres libros publicados, todos muy diferentes entre ellos, cada uno de un género distinto, pero sea lo que sea de lo que escribas, creo que hay líneas en común para conseguir el objetivo de escribir un libro.

Te aseguro que ver tu nombre en el registro de ISBN es muy gratificante, es la confirmación de que tu libro ha sido publicado y te pertenece, pero antes de eso debes planificar, escribir y finalizar el libro. Para ello, he establecido un camino en 10 pasos para escribir un libro:


1. Anotación y selección de ideas

¿De qué escribir un libro? Es posiblemente una de las preguntas más complicadas. Es fundamental que lo pienses bien y que no te quedes con lo primero que se te ocurra. Es importante que vayas anotando todo aquello que se te ocurra, que sondees de lo que se escribe, de lo que se ha escrito, que tengas en cuenta las temáticas que dominas, de aquello en lo que te puedes documentar. Entre todas esas ideas generadas deberás quedarte con una, la que más te atraiga, pero también la que más te apetezca escribir. Eso sí, a partir de ahora no dejes de anotar ideas, pero ya en torno a esa historia que quieres contar.


2. Decidir el género, el formato, la extensión...

¿Cuál es la mejor forma de contar esa historia o idea que tienes? Puede ser una novela, un ensayo, un libro de poemas, un conjunto de relatos, una obra de teatro, una biografía... todo ello cabe en un libro y es vital que decidas esto. Además, recuerda que dentro de un mismo género hay diferentes formas de contar las cosas. Debes decidir el tipo de narrador, la estructura, la extensión... son muchos datos que condicionarán tu libro y que debes decidir.


3. Documentación

Es muy difícil que conozcas de antemano todo lo que vas a contar en el libro. Para contar una historia suele ser necesario consultar hechos históricos, procedimientos sobre un tema concreto, datos especializados, biografías sobre personajes, conocer lugares... es lo que se llama documentación y puede ir desde la visita a un escenario, la consulta de documentación o una entrevista con un especialista en un tema determinado. Todo ello enriquecerá tu libro y le dará precisión a lo que cuentas.


4. Desarrollar un guion

Antes de ponerte a redactar es importante que hagas un guion con lo que vas a contar, ya que ayudará a que el trabajo de escritura fluya en una misma dirección. Fija el inicio y el final y establece una estructura de capítulos para ir desarrollando. También puedes hacer fichas con los personajes y escenarios para que todo vaya coincidiendo.


5. Escribir un libro

Llega el momento que tanto deseabas, ponerte a escribir después de toda la planificación. Es fundamental que lo hagas con una regularidad, que te hagas a un lugar y a un horario, que no dejes mucho tiempo entre una y otra sesión de escritura, que busques métodos de motivación y que además de escribir, vayas leyendo lo que has escrito. Aquí cada autor tiene sus métodos. Los hay desde aquellos a los que no les importa estar en lugares con ruido, a los que necesitan tranquilidad absoluta, otros escriben con música y hay autores que escriben un capítulo por sesión, los que hacen auténticos maratones de escritura cada día o los que lo hacen solo de vez en cuando.


6. Revisar lo escrito

Tras escribir el libro tienes que revisarlo, leerlo desde el principio hasta el final para corregir errores, cambiar lo que no te guste y no te encaje. Un consejo que te doy es que te deshagas de aquello que te chirríe y que intentes simplificar el lenguaje al máximo, ahórrate lo superfluo, el lector lo agradecerá.


7. Periodo de descanso

Tras escribir y revisar la historia seguramente tendrás muchas ganas de publicarla o de que otras la lean porque te parecerá la mejor. Sin embargo, es importante que no te dejes llevar por esta sensación y que des a tu obra un tiempo de rigor. Es bueno que descanses tanto tú como tus páginas un tiempo prudencial.


8. Releer y corregir

Tras el margen de descanso anterior, es el momento de que vuelvas después a releer tu libro, ya que con la distancia se ven las cosas de otra forma. Seguramente tengas otra visión y se te ocurran nuevas cosas para enriquecerla. Es posible que detectes errores en los que no habías caído, así que será un buen momento para corregir nuevamente.


9. Lectores cero

Es el momento de poner tu libro a prueba. Búscate gente de tu confianza y con experiencia lectora para que sean tus primeros lectores, los lectores cero, pero asegúrate de que sean exigentes y poco conformistas. Acepta sus críticas e intenta conjuntamente con ellos mejorar tu obra literaria.


10. Corrección profesional

Aunque creas que tienes suficientes conocimientos para asegurar un libro sin errores, es recomendable que pongas tu obra en las manos de un corrector profesional. Por mucho que se revise un libro, siempre quedan errores, estos correctores realizan una lectura técnica que es más eficaz y además tendrás una visión más, por lo tanto, es una inversión que suele merecer la pena.

Y ahora con tu libro escrito, será el momento de determinar una salida para conseguir su publicación. Hay diferentes vías, desde intentarlo con una editorial tradicional, concursar en un certamen literario, autopublicar en plataformas gratuitas a hacerlo con editoriales de autoedición, en mi opinión todas las vías son loables. La mejor forma variará de cada caso, de cada libro y de cada autor, así que analiza los pros y los contras y elige.