Contra el viento del norte: un libro para curiosos

El género epistolar ha sido un recurso que la literatura ha utilizado habitualmente. No es otra cosa que la recurrencia a la correspondencia para contar y crear historias. Tradicionalmente ha sido la carta postal. Drácula de Bram Stoker hace uso de este recurso. También lo hemos visto en forma de diario, como en Nubosidad variable de Carmen Martín Gaite. Pero en los últimos tiempos, el correo electrónico ha sustituido a la carta de toda la vida y el e-mail también ha llegado a la literatura, tanto que hay teóricos que ya hablan de esta fórmula como el nuevo género epistolar. En esto se basa la obra Contra el viento del norte, de Daniel Glattauer, un intercambio de correos electrónicos durante un año entre un hombre y una mujer que comienza con una confusión y uno de estos mensajes en cadena para felicitar la Navidad.

Fue en el año 2006 cuando Daniel Glattauer sorprendió con Contra el viento del norte (originalmente Gut gegen Nordwind). Hasta ese momento pocos se habían atrevido a llevar el correo electrónico a la literatura y poco se conocía sobre este escritor austriaco, que hoy ya ha sido traducido a 40 idiomas.

En mi opinión Contra el viento del norte no es una obra maestra de la literatura, es más bien el Gran Hermano de los libros. Se hace fácil de leer, te sumerge en su ritmo, te invita a continuar y te engancha, pero no es por literatura, ni por su historia, sino porque se mete en el ámbito personal, es un libro para curiosos, nos hace ser cotillas y eso todos lo llevamos por naturaleza.

Leer esta novela epistolar dialógica de Glattauer es como leer cartas de otros, como abrir un diario sin permiso, a lo que se suma el morbo de dos personas que profundizan en una relación virtual, por escrito, pero relación que comienza y crece.

Además, los protagonistas de la historia, Leo Leike y Emmi Rothner, llevan algo de nosotros. Tiene un poco de amor prohibido, ya que ella está casada, tiene un quiero y no puedo, pero también Glattauer le introduce algún giro inesperado, así como ingredientes originales en cuanto al desarrollo de la historia. Tan importantes como los diálogos son también las ausencias de alguno de los dos en determinadas épocas y algunas pinceladas de un humor muy particular.

Hay una secuela titulada Cada siete olas, si te ha enganchado la primera novela y eres curioso, o cotilla, también la leerás.


Título: Contra el viento del norte

Autor: Daniel Glattauer

Editorial: Alfaguara

264 páginas