Profesionalidad: mi clave para superar un mal día laboral




De vez en cuando se tiene un día malo en el trabajo. En mi caso puede ser por un programa de radio que no ha quedado como había planificado, ya sea por una mala conexión, alguien que no se presenta o no coge el teléfono, porque no has conseguido dar la noticia que esperabas o recibes más críticas que felicitaciones. Puede darse también que ese artículo al que he dedicado mucho tiempo después no tenga la aceptación que esperaba, no haya cumplido expectativas o salga con una errata. Hay días también en los que surgen imprevistos y tienes que alterar la planificación o tienes algún problema técnico, pero lo cierto es que en el trabajo podemos tener días malos y llevarnos decepciones, sin que podamos permitirnos mirar para otro lado, al día siguiente hay que volver y seguir la labor con normalidad y hacerlo desde un punto de vista pesimista solo empeora las cosas, por lo que mi solución es simple: tirar de PROFESIONALIDAD, demuestra que sabes hacerlo bien.



Cuando un día de esos llega hay veces que quieres dejarlo todo e irte, que lo mejor es no volver al día siguiente, sé que sabes a lo que me refiero, es normal pensar así, pero es algo que no te puedes permitir. Cuando digo que Javi Lara se enfrenta a todo esto con profesionalidad, hablo de sacar a relucir toda tu formación, todos tus conocimientos y potencial para enfrentarte al problema, hacer las cosas lo mejor que puedes para que un mal día solo sea eso, un día. Lo hago siguiendo el siguiente método:
  1. Termina la jornada y desconecta del trabajo. No tienes más remedio que terminar el día de trabajo, aunque haya empezado a salir mal desde el minuto 1, termina lo mejor que puedas y aunque estés enfadado y dolido, trata de desconectar, al llegar a casa ponte a hacer algo que te guste, sal a hacer deporte, ve la televisión, lee, busca cobijo en las personas que tienes a tu lado.
  2. Pensamientos positivos. Peor que el día anterior ya no van a poder ir las cosas, todo lo que venga en la nueva jornada va a ser para mejorar, si estás en ese trabajo es por algo, porque es lo que estudiaste, es lo que te llena y motiva, es con lo que te ganas la vida, con lo que sufragas tus aficiones... piensa en la razón por la que estás allí y aliméntala de forma positiva.
  3. Detecta el error y analiza qué falló para tratar de evitarlo. Después de la desconexión anterior para al menos poder dormir tranquilo, al volver al trabajo es necesario que analices lo que falló el día anterior para aprender de los errores y tratar de evitarlos en el futuro.
  4. Cómo mejorar. Intenta añadir algo nuevo a tu método, algo con lo que mejorar, pon tu objetivo un poco más alto, el trabajo tiene que tener un ingrediente de mejora constante para no quedarnos estancados, yo intento siempre añadir algún extra, más detalle en el guión, una nueva sección, cambiar una sintonía aburrida por otra mejor; la mejora puede ser incluso en el ambiente de trabajo.
  5. El tiempo en planificar es tiempo bien invertido. Hacer las cosas por rutina no suele ser bueno, dedica un tiempo al principio de cada jornada a planificar lo que vas a hacer y cómo lo vas a hacer, no dejes mucho espacio a la improvisación, las cosas no suelen venir rodadas por sí solas.
  6. Ponte a hacer las cosas bien. Planificar sin ejecutar no tiene sentido, ponte a hacer las cosas y hazlas bien, siguiendo los métodos que has aprendido, no intentes buscar atajos ni estrategias que no son las correctas, sigue los protocolos de calidad, aplica los conocimientos de la facultad, del curso de formación o lo que la experiencia te ha dicho que es lo mejor, haz las cosas y hazlas bien, que después ocurre lo que ocurre
  7. Disfruta. Ya sé que es trabajo, pero intenta disfrutarlo, busca ese pensamiento positivo que tuviste en el inicio del día y piensa en él durante la jornada laboral, pon una sonrisa y mira adelante, el final de la jornada llegará antes.
  8. Comprueba si lo has hecho mejor. Cuando termines no lo dejes todo colgado y te vayas directamente, dedica algo, aunque solo sean 5 minutos a comprobar resultados, a ver si realmente lo has hecho mejor hoy que ayer, si has aplicado algo nuevo y ha funcionado, si has evitado el error que tuviste el día anterior, te irás a casa con sensación de satisfacción.
Éste es mi método, a mi me vale, es verdad que a veces también se encadenan varios días malos, yo lo sigo aplicando hasta que la situación da un giro y vuelvo a disfrutar.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.