El propósito más importante de 2017 que ni te habías planteado


Llámalo objetivo, reto o propósito. Es posible que te estés planteando uno de esos propósitos para el nuevo año: perder peso, dejar de fumar, hacer deporte, comer mejor, leer más, realizar un viaje, ahorrar, terminar una maratón... Sin embargo hay un propósito mucho más importante en este 2017, mucho más fácil de conseguir, que necesitas en mayor medida y que probablemente ni te hayas planteado.

Ese propósito para el nuevo año es incluso más gratificante que todos los anteriores y no está relacionado con nada material, aunque paralelamente puede ayudarte a conseguir todo lo demás. 

Mi propósito para este año es simple: ser más humano

A lo mejor no he sido muy concreto, pero sin duda, se trata de un objetivo que sé que me hará ganar calidad de vida con pocos esfuerzos y que hará que la gente que está a mi alrededor esté más a gusto conmigo.

Para ser más humano te planteo los siguientes gestos:

Exterioriza más tus emociones, hazlo sinceramente, ríe con lo que te hace reír y llora con lo que te haga llorar, di cuando te gusta algo y cuando no, aunque con tacto y sin ánimo de perjudicar.

Da los buenos días cuando veas a alguien por la mañana y las buenas noches antes de irte a dormir, a la gente que vive en tu casa, al vecino o a tu perro, desea un buen día si hablas por teléfono o cuando sales de un comercio, saluda cuando te cruces con alguien en tu vecindario o si vas corriendo o en bici y te cruzas con otro deportista, entre otros muchos casos.



Reduce el uso del teléfono móvil. Si estás en una conversación, no mires el móvil; si vas paseando, no mires el móvil; si estás disfrutando de una bonita canción o de una película; no mires el móvil: si estás en un momento de pareja, en una cena o a punto de dormir, no mires el móvil.

Para decir te quiero no esperes a que exista un motivo especial, ni a que la otra persona lo haga antes ni a que haya enfado previo, dile a esa persona que está a tu lado que la quieres. Hazle un regalo sin que sea una fecha especial, basta con un simple detalle. Si vives con niños díselo a ellos también, pregunta de vez en cuando cómo se sienten a esas personas que tienes a tu alrededor y en qué puedes ayudarlas.

Agradece. Siempre agradece, aunque lo que recibas sea algo rutinario o simple.

Recuerda. Piensa una vez a la semana en aquellos familiares o amigos a los que lleves tiempo sin ver y ponte en contacto con ellos para preguntarles cómo les va y queda con alguno si es posible.

Sé solidario. No dejes de pasar alguna oportunidad para ayudar a los demás: colaborar para una ONG, acompañar a alguna persona mayor, ayudar a una familia con alguien enfermo, para esto no se necesita obligatoriamente dinero y con un minuto que dedicáramos cada persona probablemente todas las necesidades estarían cubiertas.

Ten tiempo para ti. Dedica un ratito cada día a algo que te guste, aunque estés muy ocupado. Ese ratito de paseo, de lectura, escuchando una canción que te motive o simplemente viendo tu programa de televisión favorito te hará desconectar para después rendir más.

Este objetivo de ser humano podrás conseguirlo con apenas unos minutos al día o puede que incluso lo consigas con el tiempo que le quitas al teléfono móvil y no te afecte en tu jornada. Se puede resumir en muy poco: 

Expresa, atiende, ama, sé solidario, agradecido, dedica tiempo a los tuyos y a ti mismo.




No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.