El trocito de cielo

trocito-cielo-javi-lara

Sin poesía, sin ella, sin apenas tiempo para respirar. Llega el ocaso a este día, pero ya hace muchas horas que se apagó mi alrededor. No encuentro el calor de ninguna manera para aliviar mis entumecidos músculos, se congela mi pecho, congelados también mis dedos se precipitan sobre el teclado como si les fuera la vida en ello. De hecho creo que les va la vida en ello, o eso se me reafirma la creciente falta de tacto pese a que la vida no tiene límites y mucho menos dentro de una habitación sin alma. El atardecer me era indiferente hasta que un destello me sobresaltó en la penumbra, hasta que un fuerte azul me impactó en lo más alto, en un rincón de solo unos centímetros al otro lado de la ventana, la esperanza sobre tejados oscuros, un riego de ilusiones, un trozo de mar sobre los techos. Lo volví a sentir, el latido de mi corazón. A veces, para despertar solo es necesario un trocito de cielo.

Otros textos de Javi Lara:
Fisterra
El brillo que une tu mirada y la mía
Conquistando Trafalgar


1 comentario:

  1. Buena entrada Javier, buscando lo importante de la vida... Un abrazo

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.