Trabajo y constancia, la fórmula para superar adversidades


Javi Lara motivación deportiva trabajo y constancia superar adversidades


Ricardo Ibarra es triatleta de larga distancia. Ya sabía lo que era saborear las mieles, por ejemplo, de conseguir una medalla en un Campeonato de España, pero se fijó la meta de competir en un Ironman y ¿por qué no? Clasificarse para el Mundial de Hawaii. Cuando trabajaba para ello, en abril del año pasado, compitiendo en una prueba en Málaga, se le cruzó una mujer en pleno recorrido chocando con ella cuando iba en bicicleta y cayendo al suelo. Aquello terminó en fractura de clavícula. No tuvo ninguna culpa de lo que sucedió, pero le supuso estar varios meses de baja, renunciar a su principal objetivo de la temporada. Pese al revés, siguió trabajando y trabajando, reapareció en competición, y todavía en esa temporada que parecía negra logró terminar el Ironman de Barcelona en un tiempo muy aceptable. Durante todo el invierno no ha dejado de trabajar y trabajar, sigue con las miras puestas en un Ironman y ya este pasado fin de semana se ha proclamado campeón de Andalucía de media distancia en su grupo de edad, mostrando un nivel incluso mayor al de antes del accidente, es decir, pese a los reveses, el trabajo termina saliendo. El trabajo, el compromiso y la constancia con una pizca de motivación son los ingredientes fundamentales del buen resultado.

No renunciar ante las adversidades en la vida
¿La clave? No renunciar. Las adversidades se superan, en el deporte y en la vida. Probablemente estés leyendo este artículo y pienses que hablo por hablar. Si decidí escribir sobre motivación y superación es porque a mí personalmente me ha servido mucho. Os aseguro que sé lo que es sufrir una crisis, tener una situación laboral, personal y económica muy complicada y creo que el trabajo constante y día a día al final da resultado, te saca del agujero y termina por darte ese objetivo que buscas, es algo que puede ir de temas tan diversos como aprobar un examen, encontrar trabajo, conseguir un cargo y, por supuesto, obtener un resultado deportivo.


Un día malo es solo eso, un día
El ser humano es un ser sensible. Lo que nos ocurre en un momento determinado o en un día concreto nos suele marcar y sensibilizar más de lo que debería. Habrá días en los que las cosas no nos salgan bien, que obtengamos un "no" por respuesta o en el que creamos que el trabajo que hemos realizado no sirve de nada. Pero recuerda que un día malo es solo eso, un día. Nunca están de más los reveses, analiza qué te ha llevado a él, qué has hecho mal, aprende de él y sigue insistiendo, con más constancia, más fuerza y mejor, porque lo importante no es lo que ocurre en un día, es lo que ocurre en el conjunto de la vida.

Amigos a los que el resultado les llegará
El pasado fin de semana fue regular en lo deportivo para dos amigos. Carlos Pascual es una de las personas más sacrificadas que conozco en el mundo del deporte. Con él y con sus compañeros, siendo además un deportista todoterreno que compite prácticamente cada semana. El pasado sábado el resultado no le salió por unos problemas de estómago, pero le leíamos una clara muestra de que no se rendirá: "Ayer tocó la de arena, pero no nos rendimos, todo trabajo tiene sus frutos tarde o temprano". El, además, por su situación familiar próximo a ser padre, tiene motivación de sobra. Por su parte, a José María Sánchez, tras una retirada, le leíamos algo más decaído. Su objetivo es cruzar metas y disfrutar de las carreras y, claro, una retirada no supone disfrutar, pero no hay que quedarse con lo que ocurre un día, sino con toda una trayectoria y tú, amigo, tienes muchas carreras a las espaldas y muchas más que están por llegar.

Los mejores momentos siempre están por llegar
Tirado en el sofá no vendrán tiempos mejores que los que has vivido ahí fuera. Tenlo claro. Los mejores momentos siempre están por llegar, pero nosotros debemos generar las circunstancias para que lleguen. Con trabajo constante y esfuerzo vendrán esos buenos momentos y los resultados, las buenas vivencias debemos generarlas, no llegan solas. Cualquier cosa que hagamos hoy va a tener su pequeña consecuencia mañana y, recuerda que cada brazada que demos en el mar nos acercará un poco más a la orilla, puede que hoy tengamos corriente en contra, pero eso no será todos los días.

Más artículos de motivación de Javi Lara AQUÍ



Un libro que te puede gustar:

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.