Nunca se deja de crecer


Cuando somos pequeños tenemos nuestros sueños de adulto. Siempre hay referentes y un final para la frase de “yo de mayor quiero ser...”. Con el paso de los años llegará ese momento en el que nuestro cuerpo dejará de crecer, nos haremos mayores y habremos alcanzado o no aquello que queríamos ser de niños. Lo habremos podido conseguir, también hemos podido cambiar de opinión con el paso del tiempo para dedicarnos a otra cosa o, simplemente, la dificultad o las circunstancias de la vida lo habrán impedido, pero lo normal es que terminemos siendo algo diferente a lo que soñamos de niño. Sin embargo, aunque seamos ya adultos y mayores y nuestro cuerpo no pueda crecer más, siempre tendremos la oportunidad de seguir creciendo personalmente, la verdadera edad se lleva en el interior.

El sábado estuve presentando la Gala del Balonmano Malagueño entre un mar de ilusión. Cientos de niños presentes y muchos sueños de deporte para jugadores, entrenadores y árbitros que ven cómo algunos malagueños que hace unos años estaban en su misma butaca, hoy triunfan a nivel internacional. Ajenos a la dificultad económica que afecta a un deporte como éste, cada uno de ellos lo deja todo en cada partido, ya han conseguido grandes metas y buscarán parecerse a los Nacho Moya, Olea, Marta López, Ortega... Si ellos lo han conseguido, las nuevas generaciones tienen también todas las opciones de conseguir llegar a lo más alto, será cuestión de capacidades y trabajo, ser y hacer.



Pero también es verdad que de aquellas 400 butacas repletas serán muy pocos los que lleguen a ese máximo nivel, lo que no quiere decir que sea un fracaso, nada de eso. Muchos deberán dejar el balonmano por estudios o trabajo, otros jugarán en provinciales a nivel territorial, se readaptarán como técnicos, árbitros, directivos o voluntarios, practicarán otros deportes o se decantarán por otras aficiones como la música, la literatura o simplemente buscarán vivir la vida. Seguirán creciendo en otros sentidos.

Por ello el título de este artículo. En algún momento de la vida tendremos un objetivo. Habrá que agarrar ese sueño fuerte y luchar por conseguirlo. Puede que lo consigamos o no, pero será un objetivo y la vida es mucho más que un único sueño, está llena de objetivos para todos los gustos. Siempre habrá otros ámbitos en la vida en los que podamos crecer, a cualquier edad, sea cual sea nuestra situación. Ese crecimiento podrá ser personal, laboral, familiar, de formación, en diferentes actividades...

Y es que aunque estemos a gusto en una determinada situación, mejorar siempre es posible. Nunca dejará de haber un destino nuevo al que ir, una actividad desconocida por realizar, un conocimiento por adquirir o persona por conocer. Todo ello es crecer y mientras seamos conscientes de nuestra existencia siempre será posible seguir creciendo.

@josejavilara

Vídeo Gala Balonmano Malagueño 2015: https://youtu.be/tONAHmaV_8I

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.