Junio

javi-lara-prosa-poética-tablas-daimiel

No podrá en un mes de junio apagarse el sol. Pero aún en la remota posibilidad, ya tengo mi corazón encendido para que no te traguen las sombras, para que la confusión en el camino no te coja por sorpresa y tengas un faro al que mirar. Ya sé que no navegas, pero también es necesaria la luz parpadeante en tierra porque nunca hay letreros suficientes para no perderse. Y más si me juego quebrantar suspiros sobre tu pecho, si aún están por cumplir aquellos ruegos que le hicimos al viento, si queremos hacer tributo de nosotros mismos.

No podrá un mes de junio apagarse el sol. Pero yo ya instruí a todo un ejército de estrellas para imitar los colores de estos días dorados.






No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.