Organizadores de cero, deportistas de diez: cuando se sale vivo del infierno


Superar cualquier límite. Cuando tienes que transitar en bicicleta por una carretera de baches y gravilla suelta, cuando debes subir a pie por un camino por donde no pasan ni las cabras, cuando no hay avituallamientos, ni una gota de agua y el sol quema, cuando se incumplen horarios, no hay señalizaciones y todo está marcado por la improvisación. Cuando, en definitiva, se juega con deportistas que han pagado una importante suma de dinero y los pones en riesgo, es cuando solo queda el afán de superación de cada uno, el sacrificio humano, el compañerismo y las fuerzas que muchas veces no se sabe de donde provienen para incluso cruzar una línea de meta con una sonrisa. Fue lo que ocurrió el sábado en el triatlón Medio Ironman de El Chorro: organización, de cero, deportistas, de diez. 

Los que estuvieron dentro probablemente lo puedan contar mejor que yo, de hecho ya lo están haciendo, yo solo puedo pedir que no vuelva a suceder más. Lo que yo vi desde fuera fue a gente dejándose la vida por su deporte, pidiendo agua desesperadamente cuando aún estaban en bicicleta y el sol pegaba muy fuerte. Solo querían agua, de la que no había ni rastro más que en las indicaciones previas, pero nadie montó los puestos de avituallamiento. Es más, en aquella rotonda solo había jueces que en lugar de respetar las peticiones de los triatletas, los recriminaban y se reían. 

Contra esto apareció el compañerismo. Deportistas compartiendo bidones, aficionados y familiares buscando agua y todo el aguante y sacrificio del mundo para conseguir salir de allí, de este infierno en el que se convirtió el sábado un lugar paradisiaco como El Chorro. Lo que debería haber sido una fiesta terminó con deportistas deshidratados, quejas, hojas de reclamaciones e hileras de críticas en las redes sociales.

Responsabilidad
Detrás de todo esto hay una empresa organizadora responsable: Global Sport Málaga. Las alegaciones de modificación de última hora del recorrido por temas de tráfico no son excusa ¿qué tiene que ver el tráfico con que no hubiese agua en todo el segmento ciclista? En el cartel de ese triatlón aparecen además la Diputación Provincial de Málaga y los ayuntamientos de Ardales y Campillos, administraciones que espero no alimenten más pantomimas como ésta. Es mi opinión.

Termino con dos conclusiones positivas. Los participantes saben ya a que pruebas no deben inscribirse más y siempre les quedará el sufrimiento del sábado como inspiración y motivación en momentos difíciles porque el triatlón de El Chorro 2015 los ha hecho más fuertes. Si pudieron con él, podrán con cualquier cosa.

Más artículos de motivación de Javi Lara

2 comentarios:

  1. Me cuesta creer que como comentas los jueces se rieran de que les faltara agua, pues muchos de ellos también son triatletas, cuando no familiares de los mismos. Y decirte también que son conocidos de muchos triatletas y a lo mejor las conversaciones que se mantienen con ellos son demasiado familiares y pueden llevar a equivoco, decirte que me consta que ese día también lo sufrieron los jueces, incluso alguno de ellos con algún que otro problema de salud. Y también me gustaria decirte que si ya ha tenido estos fallos con anterioridad este organizador, no comprendo como se sigue asistiendo a las pruebas que realiza, como ejemplo te diré que ya tiene unos cuarenta inscrito en el Tranco-Cazorla y la mayoría federados.

    ResponderEliminar
  2. Independientemente de que pudiera ser en tono coloquial o de confianza, no es lo mejor que se le puede decir a un deportista en pleno esfuerzo. Saludos.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.