Pequeñas historias de mis lectores


Coqui asistió con su marido al recital de poesía de primavera. Se emocionó con uno de los poemas, que me pidió a posteriori por escrito. No pudo asistir a la presentación del libro, pero compró su ejemplar en la librería y me pidió que se lo dedicara, momento en el que me contó que había comprado otros cuatro ejemplares más para enviar a amigas suyas que viven en diferentes puntos de España. Espero ahora que disfrute del libro en su rincón de lectura, aunque viene después de leer a Benjamín Prado y eso me lo pone difícil.

El primer ejemplar que vendí por mi mismo fue a Consuelo Ruiz. La visité en su casa de Humilladero por trabajo durante las grabaciones de un documental sobre los emigrantes que tuvieron que marchar del pueblo y se lo ofrecí tras ver una estantería repleta de libros de poesía. Días después acudió a la presentación del libro y ya recordaba algunos de los poemas de memoria.

José Francisco vino a la radio a por su dedicatoria. Es un habitual oyente que acababa de comprar su libro para regalárselo a su hija que con 17 años empieza a aficionarse a la poesía.

Laura y Tere son compañeras de profesión que conozco desde hace muchos años. Llegaron a la presentación ya con el libro y quisieron inmortalizar el momento en las redes sociales de su empresa, una apuesta muy valiente por hacer periodismo económico en la comarca que sigue perdurando.

También llegó ya con el libro a la presentación Belén. Que no ha dejado de destacar tras aquella tarde que mis versos le llegaron  al alma. Ella empezó a escribir un artículo semanal en un periódico en el que yo trabajaba. Cambié de trabajo, pero no dejé de leer sus artículos y la pasada semana me quiso dedicar unas líneas en su espacio.

A Agustín lo conocía por su cargo, pero nunca había hablado cara a cara con él. Cuando levantaba la mirada en aquella tarde mágica me sorprendió verle y al finalizar el acto se acercó. Escribe poesía, aunque me dijo que mis versos son mejores, cosa que dudo. Será cuestión de leerle.

Rafael es otro de los grandes oyentes de mi programa. Me hizo mucha ilusión recibir un mensaje esta semana felicitándome y diciendo que acababa de adquirir un ejemplar.

En la presentación de Humilladero, un ex alcalde que vivió la presentación en primera fila, terminó con su ejemplar en la mano agradeciéndome que durante un ratito les hubiese "descontaminado" con poesía de todo lo que llega a través de la televisión

Es un lujo cuando mi madre me dice que prácticamente todos los profesores del Pedro Espinosa, que fue mi instituto, tienen mi libro y lo están leyendo, dura responsabilidad que más que asustarme me llena de orgullo.

Mar es otra compañera de profesión con la que he llevado una carrera paralela. Venía a cubrir el recital de Villanueva de la Concepción y tuvo un accidente con el coche. Semanas después me envió su foto con el libro, ella sabe que cuando quiera se lo firmo y dedico.

Precisamente allí en Villanueva se pusieron a la venta los primeros ejemplares, superamos juntos al viento frío que bajaba desde el Torcal para extender una alfombra de poemas de amor.

En mi familia el apoyo tampoco ha faltado. Mi abuela, mis tías, mis primos, mi hermana... gran familia, mientras que mis padres están siendo mis mejores comerciales y grandes pilares de este proyecto, con mi madre como agente líder de ventas.

Teresa y Meli también vinieron a la presentación. Teresa asegura que le desperté muy buenos recuerdos y no deja de recordar el recital. Tener a Meli allí fue todo un lujo, voz de la radio en mi infancia y que probablemente ayudó a que estudiara lo que estudié. También todos mis compañeros de la radio tiene su ejemplar, incluso gran parte de los colaboradores, llenándome de más gozo si cabe por formar parte de este equipo.

Antonio no dejaba de decirme que Carmen, su mujer, le preguntaba una y otra vez que si tenía ya el libro. Era cuestión solo de vernos para dedicarle su ejemplar que se fue directo a Cartaojal. Son padres de deportistas de mi club, como Antonio y Encarni, que también se hicieron con un ejemplar, como ha ocurrido con muchos compañeros deportistas: Miguel Ángel, Juan David, José María, Iván o Jesús, que se ha llevado un cargamento para su pueblo, Almargen.

Juan López se ha encargado de difundir el libro en su círculo de la Sociedad Excursionista. Recopiló nombres y apellidos para que no faltaran dedicatorias personalizadas.

Nicolás es un poeta con mayúsculas. El día de la presentación estuvo en la radio por la mañana donde hablamos del libro y por la tarde, aceleró un viaje a Málaga para poder llegar a tiempo al acto.

Y no me quiero olvidar de Ana, si el libro está en la calle es gracias a ella, si mi poesía existe es gracias a ella. Tampoco ha dudado en difundir el poemario por el instituto en el que trabaja, al que debo una visita que espero hacer pronto.

Son algunas de las muchas pequeñas historias que me encuentro día a día tras la salida de Extractos de mi colección de corazones. Se me han quedado muchos momentos en el tintero, pero os aseguro que cada uno de ellos y de las personas que he tenido frente a mí son ya parte de mi colección de corazones. Lo mismo ocurre con todos los anónimos que se llevan algún ejemplar de las librerías o que compráis el libro en internet. Cada uno de vosotros sois fuerza para consolidar este nuevo proyecto que entre todos habéis hecho sólido ¡Gracias!


No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.