La vida, a veces tan grata, a veces tan perra


El paso del tiempo se congeló anoche sin remedio en el pabellón Fernando Argüelles cuando entrenaba el Meridiano Antequera de balonmano. El jugador Darío Mata, de solo 19 años de edad, se dirigía corriendo al banquillo, pero antes de llegar cayó al suelo inconsciente y con convulsiones. Los entrenadores y sus compañeros fueron a su auxilio. Le practicaron el RCP (Reanimación Cardiopulmonar). Rápidamente, al ver que no reaccionaba, se acudió al desfibrilador situado en la recepción de la instalación deportiva y se envió el aviso al 061. Un médico, Martín González, se encontraba haciendo deporte en el gimnasio del recinto y no dudó en asistir a la víctima, pero seguía sin responder a los estímulos y, lo peor, no encontraba el pulso. La ambulancia llegó en unos 10 minutos para intervenir a la víctima, a la que se unió otra doctora, Isabel Hergueta, al enterarse de lo que estaba ocurriendo. El equipo médico estuvo más de media hora intentando reanimarlo hasta que, finalmente, volvía a respirar y retomaba el pulso cardíaco. 

Darío se encuentra en la UCI del Hospital Comarcal de Antequera y en la medianoche fue ya capaz de reconocer a varios de sus compañeros. El jugador se encuentra recuperándose y está a la espera de someterse a más pruebas médicas que determinen la causa del suceso.

Nuevamente se da un caso de deportista sano aparentemente y joven con un problema de este tipo, aunque en el caso de Darío se recupera de lo que ha podido ser un inicio de muerte súbita. Contar con un médico cerca, en una instalación con desfibrilador y la actuación de los servicios sanitarios, vitales para ello, lo que confirma que la administración no debería recortar en este tipo de temas.

"La vida está llena de taquillas en cada esquina donde poder comprar entradas, pero también salidas".

¡Ánimo Darío!

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.