La tarde en la que presté mi alma


El sueño sigue. Si alguien me hubiese dicho hace unos años que mi primer libro a publicar sería de poesía lo habría dudado seriamente. Pero si encima me dicen que llenaría la sala, lo habría tildado como cuestión de locos. Pero allí estuve, abriendo el alma, poniendo mi colección de corazones sobre la mesa con un gran número de personas que abrieron sus oídos y recibieron con cariño una buena parte de los poemas de primer libro.
Intenté prepararlo todo con mimo, aunque una semana demencial de trabajo impidió que tuviese que simplificar en buena parte lo que quería tener en el acto. Sin embargo, cuando llegó la hora y se llenó la sala del Centro Unicaja de Cultura (CUC) todo temor desapareció. Muchos amigos, compañeros, familiares y también caras desconocidas en el patio de butacas.



Abrió el acto uno de los mejores artistas pictóricos de la actualidad, director del CUC, José Medina Galeote, una de las primeras personas en leer mi libro una vez publicado y anfitrión de lujo. Todo por su parte y desde la Fundación Unicaja han sido facilidades, poniendo el lugar y ayudando a la difusión. Siguió una persona especial, amiga en la que confío, lectora siempre fiel de mis textos, mi "editora sin editorial", Rocío Ortiz, que de forma clara y precisa añadiendo pasión y conocimiento hizo de maestra de ceremonias con una introducción de lujo. No faltó la impronta característica del artistazo y autor del prólogo "Blas", un gestor cultural con mayúsculas y amigo fiel. 

De mi intervención, con 19 poemas, con imágenes proyectadas donde iba gran parte de mí, no debo ser yo quien hable, quizás invitaros a que os hagáis con el libro para que opinéis, solo puedo decir que empecé nervioso, que poco a poco me fui encontrando más cómodo y que desde el primer poema hasta el último puse el alma. No miré el reloj, de hecho creo que me excedí en tiempo y cuando terminé me elevasteis a una nube con un baño de abrazos, besos y apretones de mano que intenté contestar con dedicatorias. Y como digo en la dedicatoria de mi libro, especialmente destinada a mi familia y a Ana, mi pareja, pero en definitiva a todos los que estáis ahí: 

Gracias por hacerme soñar en verso,
gracias por hacer de los versos mi sueño.

La próxima parada será en Humilladero, en su biblioteca municipal, el próximo jueves 26 de febrero a las 18 horas ¡Nos seguimos viendo entre versos!

2 comentarios:

  1. Qué grande eres amigo! Y espero que tus sueños sigan siendo grandes!
    Fue un lujazo!

    ResponderEliminar
  2. Mis sueños necesitan amigos como tú :)

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.