La ventana por la que entró la vida



Se sentía incapaz de dar un paso adelante más. Temerosa también de darlo atrás, en su bloqueo solo tuvo una opción. Abrió la ventana y se puso a describir cada objeto e imagen que divisó. Hizo de cada aroma palabras y convirtió colores en líneas que, aunque sin rima, cobraron sentido. Sonó la música y su folio dejó de estar en blanco. Y todo aquello tuvo sentido, más que cualquier cosa en la que pudiera haber estado trabajando hasta entonces. Y abrió su ventana cada mañana para intentar mirar cada día un poco más lejos. Cerró cada noche por miedo a la oscuridad. Pero aprendió a combatir sus temores y tras un atardecer dejó abierta una rendija. Sacó la fortaleza para mirar a través de ella y fue cuando descubrió las estrellas con un universo infinito con el que desbloquear sus pensamientos cada noche de su vida.


No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.