El primer momento de mi colección


Guardo con mimo la primera foto. Aquella que te tomé solo unos días después de que nuestros caminos se cruzaran. Aún sigo preguntándome como dos líneas que se trazan paralelas y rectas hacia el infinito se pueden cruzar, pero por mucho que insistas la ciencia no es exacta, yo soy el hombre que venció a las matemáticas en la lucha que me llevó hasta ti. Ahora me tienes todo el día sumando. A aquella primera foto siguieron muchas y aunque el álbum no está completamente lleno, mi corazón sí. Me tienes en cada instante a tu lado despegando el adhesivo a los cromos de mi colección de buenos momentos. Son esos que van pegados muy adentro y que no venderé aunque se revaloricen con el tiempo. Veo aquella primera foto y toda la sucesión posterior sonriendo a cada golpe de muñeca que me hacer pasar páginas. A cada torcida de labios para dibujar una sonrisa. Veo aquella primera foto y redescubro, como tantas otras veces, que la gloria no existe sin ti.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.