Tortura y gozo

Conil #Restos de un naufragio que sólo soñaste
©Javier Lara. 2013

Cuando la palabra fluir no aparece,
sentir que la cuesta arriba no tiene cima.
El amargo cúmulo de las horas que pasan
cortas en el reloj, largas en la cabeza.

Ver lejano el día en que mires atrás
y reconozcas que trazaste un camino.
Pero es de sabios pararse y recordar
que todo paso siempre deja huella
aun corto y lento.

Esperanza,
pero sobre todo confianza en el trabajo
porque el fracaso es cuestión 
de aquellos que se decían afortunados,
pero nunca les llegó la fortuna.

Constancia.
Despertar y respirar porque has hecho rutinas,
motivaciones y cosechas que recolectar.
Fluir ahora sí se hizo verbo
y gozo.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.