Decidida a luchar



El no temas del que todas hablan
como un eco repetitivo en voz baja
suena a vacío, alejado de tu corazón
que al primer impacto, crees caduco.

Tú sabes que no habrá adiós definitivo;
de una forma u otra estarás a su lado,
pero no puedes evitar las ganas
de arrancarle las agujas a todos los relojes.

Buscas el sol para sentir la vida en tu rostro
para que ese grado de más te pellizque el alma
y lanzas una sonrisa que sale de lo más profundo
buscando disfrutarla y que no la borren los tuyos.

Y al darte la vuelta los miras a ellos con fuerza
descubres con rabia que los sueños se acabarán
el día que no puedas mirarlos a los ojos.
No quieres que te arranquen la vida a arañazos
y te decides
a luchar
porque el dolor es un pasajero de negro
que aunque mal acompañante
no impedirá llegar a tu destino.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.