Organización


Todo son fechas marcadas en mi agenda
de apuntes a lápiz en cada margen.
Pasar cada página es doblar una esquina
y estrellarse con un muro que no recogía el plano.

Cuando el disco nunca avanza de la primera canción,
no aparecen llaves ni monedas en el bolso,
la solución a la ecuación no es de matemáticos,
será cuestión de hallar atajos.

El cielo de mi mañana siempre está cubierto,
nubes que se expanden como hileras de hormigas,
subido en una noria que no deja de dar vueltas,
esperando un semáforo que nunca se pone en verde.

Sé que la constancia no es don, sino esfuerzo,
es ponerse un reloj que no marca la hora del recreo;
tender la mano y recibir 20 dedos,
pensar en musas,
comprar aliento.

Progresar
en voz baja,
avanzar firme:
respirar
de vez en cuando.



Fuente foto: http://anyaaragon.tumblr.com/

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.