Leyendas de 12 pulgadas

Stirling #Escaparate
©Javier Lara. 2014
Encontrar un escaparate repleto de portadas de discos de vinilo siempre hace que el paseo sea más agradable. En aquel atardecer, los últimos rayos de sol reflectaban sobre la batería de Ian Paice. Estuviste media hora parado sobre aquellas imágenes pese a que tu pareja esperaba tirándote de la camiseta deseosa de seguir la marcha. Carrusel de recuerdos, de canciones. Nostalgia, quizás. Salto en el tiempo. Días en los que era grande el momento en que tenías al fin el trabajo de tu grupo favorito entre las manos. Lo sujetabas con delicadeza extrema, paseabas con él por la calle, con la mirada al frente, sonrisa contenida, previa al protocolo de luz tenue de ponerlo a girar sobre el tocadiscos. ¡Paren las rotativas! O cualquier cosa que estuviera sonando, llevabas semanas esperando, al fin ya era tuyo. Unas primeras notas. Celestial.

Quizás llegaste tarde a la época del vinilo, pero aún eres capaz de retrotraerte a aquella interacción social que suponía llegar a casa de tu vecina a pedir que te grabara la cinta de cassette cuyas canciones habías percibido salir desde su ventana. Habías comprado una cinta "virgen" que entregabas sin pegatinas que tú ya rotularías lo más bonito posible. 

Pero apenas reaccionaste cuando aparecieron los carteles de "Liquidación" en la tienda de discos de tu calle. Nunca se volvió a saber más, excepto en las mantas de las aceras de portadas mal fotocopiadas. Aquello aumentó la leyenda. Tu tocadiscos murió joven, como tu cassette de doble pletina... como Elvis.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.