Hacer nada


Hoy te esperaré entre
la meditación y calma
con que me obsequia
mi esponjosa trinchera.

Descubrí que esta batalla
no la ganaré invirtiendo
mis dotes de estratega.

Ni escribiendo,
ni pensándote en grande
ni llamándote a solas.

No es cuestión de correr,
ni de perseguirte a oscuras,
aunque me llame tu aroma.

Ni de memorizar
mi inventario de poemas
donde te pensé mil veces
y te escribí mil y una.

No me haré más el fuerte
me quedaré al margen
en el confort de mi mismo
disfrutando.

Hoy te esperaré
porque ya lo hice todo
excepto hacer nada.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.