Sumergirse en la literatura del deporte

Una filosofía de vida, personas que son de acero, que no temen a nada, darlo todo para cruzar una línea de meta tras horas y horas de sacrificio... seres literarios en estado puro.

Textos escritos para las redes sociales del club Aquaslava:


Hay quien dice que son tres disciplinas unidas por dos transiciones, pero se equivoca. Son tres formas de esfuerzo, sí, de sufrir y al tiempo de disfrutar que se agrupan en una forma de vida única, un sentimiento aglutinador que va más allá del deporte. Valores. Cada brazada se dejará después notar en cada pedalada, cada golpe de riñón afectará a cada zancada. Un todo. El triatlón es capaz de moldear deportistas irrepetibles, hombres y mujeres de otra pasta. La distancia entre el bocinazo de salida y la visión del arco de meta en tu horizonte puede ser larga, en tu interior está la capacidad de acortarla saboreando cada metro como un reto superado. ERES TRIATLETA, ERES UN SER ÚNICO.



"¿Qué le ves a la natación? ¿Todo el rato dando vueltas a una piscina para llegar al mismo sitio?" Nosotros te contestamos. La natación es el deporte más completo, pero también una fórmula de superación, un método para demostrar que estoy más vivo que nunca, un reto continuo. Cada largo es igual y al tiempo tan diferente... Sentir cada gota de agua recorriendo milímetro a milímetro mi piel, incrustarme en el medio buscando el mínimo roce, la hidrodinámica que me haga nadar más fluido, la brazada que me haga más poderoso, la patada que me impulse más lejos. Lanzarme desde el podio de salida, notar como mi cuerpo pasa del elemento aire al elemento líquido y AVANZAR. Y todo por mejorar una centésima de segundo, por conseguir un resultado que diga que las horas y horas de esfuerzo han merecido la pena para gane o pierda sentirme victorioso. ¿Qué le veo la natación? Mi forma de vida, sufrimiento y disfrute, una fórmula para hacer amigos, de relacionarme, de sentirme mejor, de comunicarme y ser más fuerte, de VIVIR.



Cada día te cuesta la misma vida sacar el entrenamiento adelante. Conseguir tan sólo una hora de tu tiempo y del de los tuyos es un sacrificio impagable. Sabes que tu familia y tu trabajo es lo más importante, pero el deporte y competir también es tu vida y no entiendes tu existencia sin ello. Has vuelto a poner el despertador un poco antes para que mañana antes de ir a trabajar te dé tiempo a correr unos minutos o a pasar un rato por la piscina. Cuando tus compañeros digan de irse de cañas tú negarás una vez más porque tendrás que salir con la bicicleta. Y cada noche te vas a la cama agotado, pero pensando en cómo podrás encajarlo todo otra vez al día siguiente. Habrá semanas en las que sea difícil entrenar, vendrán otras mejores, pero sabes que el día marcado llegará. Será entonces cuando tú, totalmente convencido, salgas ahí fuera a imponer tu ritmo sin contemplaciones, a sentirte más LIBRE que nunca dándole una patada a todas las dificultades. Sufrirás y disfrutarás, reirás y llorarás en un esfuerzo titánico con el objetivo del mayor de los premios, el de los últimos metros a cámara lenta arropado por el aliento de los tuyos gritando VAMOS PAPÁ al cruzar la línea de meta.


No importa si está nublado o hace sol. Si es mañana, tarde o noche. Sea cual sea su fuerza, lucharás por ser más rápido que el viento. Adaptarás tus circunstancias, tu vestuario, tu carácter se integrará con el medio y lo darás todo para completar los metros fijados. Rendir en el entrenamiento de hoy puede suponer un puntito más en la competición de la próxima semana; las carreras de verano se ganan día a día durante el invierno. Mientras los demás se quedan en casa, tú mejoras saliendo a entrenar. Te tomarán por loco y serás consciente de ello cuando recibas esas miradas que te dicen bicho raro desde el coche, pero ahí seguirás, acoplado o en pie, apretando aún más, mirando al frente, aunque no hacia la meta de hoy, sino a la de tu temporada. Y en ese momento crees aún más en tu objetivo. A la vuelta seguirás teniendo frío, estarás calado, pero te sentirás recompensado y con una voz saliendo desde tu interior que dice: Quienes sólo entrenan cuando hace sol, nunca verán el arco iris.


1 comentario:

  1. Me ha gustado. El valor del camino mientras se recorre, del esfuerzo y la actitud del deportista, el que compite contra sí mismo. Enhorabuena.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.