Reescribir lo escrito



Cuando terminar un poema se convierte en una acción similar a encajar cifras de un dígito en un sudoku, es mejor volver atrás.

Cuando el camino se enrevesa, serpentea, se hace abrupto y desconoces lo que deberías conocer, es mejor volver atrás.

Cuando miras a los ojos y no reconoces lo que hay al otro lado, hablas y obtienes respuestas que no esperas, sientes y no recibes nada a cambio, es mejor volver atrás.

Cuando callas esperando silencio y la respuesta es ruido que contamina tus tímpanos, las palabras no aportan nada, el susurro se hace molesto y peligroso, es mejor volver atrás.

No por dar marcha atrás se retrocede,
no por dejar hoy de mirar dejaré de ver,
no por evitar dar un paso tendré que buscar otro destino,
una vuelta atrás a tiempo puede ser una batalla que no pierdes
una lección a tiempo aprendida.

2 comentarios:

Con la tecnología de Blogger.