Los poetas nunca mueren, aunque podría no ser mi caso



No se ha acabado mi poesía.
Permanece latente en algún lugar
dentro o fuera de este cuerpo,
al tiempo cerca y lejos,
en arte mayor o menor,
pero no se agotó.

No mientras tus noches de verano
sigan siendo también las mías.
Mientras tu aroma me invite a besar
y de repente me erice la piel.
Versos que trepan sin rozar
tu atmósfera de aura celeste.

No mueren los poetas, aunque
podría no ser mi caso.
Pero mantengo sentimientos
y fuego por expresarlos.
No se ha acabado mi poesía,
ni nuestro cuento,
ni mi diario.
Terminaron los pesares,
los malos farios,
el desencanto.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.