Conquistando Trafalgar


A tu lado conduje por carreteras que nunca antes surcamos por separado. Frente a esa unión, pinares y salitre se cruzaron en nuestro camino hasta divisar aquel islote imantado a tierra sobre el que bramaban furiosas olas de levante. Rugían al ritmo de vuelos de arena que hacían inhóspita aquella postal. Pero como hiciera Nelson en la famosa batalla, cogido de tu mano, me adentré en la playa y pisé fuerte para dejar nuestras huellas clavadas frente a Trafalgar. Esta tierra es nuestra, ahora queda todo lo demás.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.