Me rodeas, aunque no estás


En soledad te espero. Tu ropa me rodea. Siento que me atrapa de repente, en la cama donde dormimos juntos. Te desvestiste anoche dejando cada prenda impregnada de tu aroma, pero me faltas tú. 

Esta mañana no quisiste hacer ruido al salir. Se quedó abierto el armario. Volví a colgar la percha que dejaste vacía, mientras te imaginaba con el vestido que debiste ponerte. Sobre él te imaginaba con una sonrisa, la misma con la que me quedé dormido anoche. Sonrisa y mirada de ilusión, la que siempre irradias.

En soledad te espero pese a que me rodeas. Cada objeto y pensamiento me llevan a ti. Cada movimiento de mi cuerpo lleva antes aparejado un deseo de que vuelvas pronto. 

Quiero que regreses. Quiero que abras de nuevo el armario, pero esta vez para desvestirte mientras yo presencio ese momento para que mañana, cuando te vayas, tener un recuerdo más con el que llenar mi día en soledad.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.