Los buenos tiempos vendrán



Nunca encuentra monedas cuando busca en su bolsillo sin fondo. Es medianoche y sigue tratando de terminar el trabajo pendiente. Sin fin. Hoy no la ha visto, mañana posiblemente tampoco. Se le cierran los ojos, duele la espalda... y pese a que no tiene descansos, son buenos tiempos, o al menos vendrán.

Ayer soñó que paseaba por una colina con el mar de fondo. Un castillo, tonos de verde y azul conjugándose frente a sus miradas. El viento soplaba, y sus manos se estrechaban con las de ella. En periodos cíclicos se detenían para mirarse. Ambos sonreían, ambos se besaban. El sueño procedía de una realidad pasada. Ahora por mucho que quisiera sólo podía pasar toda la noche mirando la ventana entreabierta, con opciones de ver volar alguna estrella. Pero sabe que volverán las noches en las que vuelva a girarse y tenerla a su lado. Confianza.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.