El mes que borró de un plumazo los buenos propósitos

Los libros se amontonan sobre mi escritorio, las ideas surgen espontáneas en mi mente, pero por no retenerlas, ni anotarlas, se marchan sin retorno. 2013 fue un año de propósitos, que aunque parecían cumplirse, llegó abril y de un plumazo los borró. El proyecto literario que estaba encarrilado se frenó en seco y se cubrió de polvo. 30 días de colapso, de hacer mucho, pero no todo. Y llegó un 1 de mayo a tu lado. Y pensar que una fecha puede cambiar el futuro. Y al día siguiente además creerlo. Para hacer época, romper moldes que no sostenían el contenido. 

Pero si tengo claro algo es lo que quiero. Conocer lugares, escribir líneas y líneas, recordar buenos momentos, escuchar nuevas canciones y ablandar corazones.

Hoy escribo mientras pienso, o puede que escriba antes de pensar porque no sé si estoy escribiendo lo que pienso. Pero es la primera entrada de este mayo lleno de ilusiones en las que espero avanzar y esto lo escribo y lo pienso.


No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.