Néctar


Ni el malestar momentáneo del más amargo café ha borrado esta mañana el néctar que dejaron anoche tus besos en mis labios. Y aunque intento mantener mi mente ocupada, un palpitar en mi pecho me impide mirar adelante, sólo puedo recrearme en tus recuerdos, de unos ojos que me miraban de soslayo dejando escapar una sonrisa que una vez tras otra intentaba atrapar con mi boca. Tú eres mi meta. Alta y ambiciosa para un humilde soñador. Pero hoy creo que todo es posible. A tu lado.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.