En mi cama de hielo


El iceberg de la cama me recibe agreste esta noche sin escudo solar ni pijama de franela que me defiendan. Sin tu llamada ni tu compañía me siento indefenso, incapaz de calentar el espacio rectangular acolchado, pero duro y frío como el hielo sin ti. Y no me valen bolsas de agua caliente, harán más los recuerdos y sueños que pueda tener contigo esta noche. Tinieblas entre las que te veo, entre las que alargo mi mano hasta la tuya y pueda robarte un beso. Como pude hacer un día despierto, como debería ser cada día, en aquellos donde las noches eran cálidas a tu lado. Pero ya sólo quedaste en mis momentos de trance, deseo y lágrimas, lágrimas que más que llorar, gritan que vuelvas.

Aún si me concentro y pego mucho el oído a esta almohada helada, soy capaz de escuchar tus te quieros.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.