Proyectos...

No soy capaz de teclear en este mismo ordenador cuando lo hago por obligación. Mis dedos se esconden en algún lugar de mi mente, tienen sueño, quieren mantenerse inéditos en cualquier rincón lejos de este blog. Mientras leo textos de poetas de otros rincones del mundo el letargo se hace mayor ¿aumentará su sensación de inferioridad respecto a los dedos de otros escritores? La obligación no les va y es entonces cuando he de pensar en posponer los proyectos. Pero igual que esos dedos juegan para no dar fe de los contenidos que hay en mi pensamiento, yo también he encontrado la forma de jugar con ellos y dominarlos sin que se den cuenta... ¿cómo? No lo desvelaré, sé que ellos de vez en cuando aparecen para leer mis textos, pero sí diré que los proyectos saldrán adelante.


... Pronto en Antequera

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.