Algo está cambiando


Anoche la playa
no olía a sal y fuego.
El tacto de tu mano
no desprendía humedad.
Los silencios entre paso y paso
no eran tan largos.
Las luces de las farolas
no me deslumbraban.

Asumo que el tiempo pasa
y la vida más que cambiar
aumenta nuestro protagonismo,
la justa cesión del control.
Nuestro entorno cambia
y nos vamos haciendo a su ritmo.
Tu belleza crece exponencialmente
y yo me hago mayor.
Quiero afrontar cambios
sin dejar de estar a tu lado,
sin que te azote una ola más
que no haya pasado antes
por mí.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.