Una despedida más


Vuelve a besarme, no quiero que éste sea el último beso del día. Intento pensar un secreto que susurrarte al oído, pero no hay secretos, sólo la verdad de un sentimiento. Siento un abrazo más. Me acomodo en tu aroma, tu cuello tiene tacto de pétalo y me acaricia la cara.  No me importaría que durase todas mis vidas, pero hay que despedirse. Me despego de ti, cuesta un mundo, pero ya hace tiempo que se hizo tarde. Te vuelvo a sonreir, me giro y camino. Cada paso me cuesta como si llevase botas de plomo. Te miro un instante más, temiendo y deseando que tú también lo hagas. Y es cuando me sonríes por última vez. Antes de haberme despedido de ti ya te echaba de menos.

2 comentarios:

Con la tecnología de Blogger.