No me fui, estaba con ella


En 15 días nadie leyó mis textos, oyó mis versos, ni sintió mis delirios. Nadie recitó conmigo, ni vivió mis historias, ni se cruzó en mi destino. Y no me esfumé de este mundo, seguí caminando sobre el asfalto. No me marché de esta ciudad, ni siquiera a la de al lado. No dejé de levantarme cada día, ni de oír el paso de los niños al otro lado de mi ventana cada mañana. Miré una estrella cada noche, pero no supe decir su nombre. Soñé y desperté en la misma cama y a nadie conté nada. Y mi vida fue la misma que la de antes y sin embargo, no escribí. No escribí porque te tuve cerca, a veces rozando tu piel, otras pensando lo mismo que tú sin estar a tu lado. Quería conocerte y documentarme, tomar algunas notas a lápiz, recrearme en cada detalle, encontrar el camino de tus besos, el sentido de tus suspiros, la melodía de tus caricias... Y ahora lo trabajaré. No me fui, estaba con ella.

1 comentario:

Con la tecnología de Blogger.