Por eso canto



Dijo Blas de Otero aquello de quiero tenerte y no sé dónde estás, por eso canto. Y yo te canto pese a saber perfectamente dónde te encuentras. Te ubico con todas las coordenadas en el mapamundi de nuestros cuerpos, unidos con la atracción magnética que propagan nuestros palpitantes corazones. Te tengo frente a mí. Me acompañas desde hace meses y aún me pongo nervioso con sólo una mirada. Tus ojos miran fijamente a los míos con ganas de que te bese. La sombra del árbol en flor bajo el que estamos me hace sentirme en un bienestar aún mayor. Y no puedo resistirme ¿por qué resisitirme? Un beso tuyo es darse un baño de gloria. Imagina lo que han supuesto estos miles de besos... Mis energías no tienen límite ¿qué hay que conquistar? Puedo con todo. Te tengo y sé dónde estás, por eso canto.

1 comentario:

Con la tecnología de Blogger.