Sentimientos amontonados

javi-lara-sentimientos-amontonados

José Antonio seguía removiendo papeles. Las carpetas se clasificaban en poemas, cartas y relatos breves. Los folios de todos los colores y tamaños pasaban rápido entre sus dedos, acariciando cientos de versos incontrolables, surgidos como caídos de las manos, sin tener conciencia de la creación. Sin embargo, era capaz de recitarlos de memoria con solo leer las tres primeras palabras de cada uno de ellos. Recuerda cada poema tanto como recuerda cada parte del cuerpo de Nuria. Tras cada encuentro con ella siempre escribía, cada pensamiento sobre ella le inspiraba, cada mirada, cada susurro, cada rostro serio y cita pospuesta. Ya antes de cada beso la tinta había corrido. También una vez que dejó de hacerlo, la pluma se precipitaba como patines de cuchillas oxidadas sobre un lago congelado. Pero solo queda papel, recuerdos y espacio ocupado en un cajón que detesta abrir mientras encuentra motivos u otra persona que rellenen las muchas páginas que aún esperan vacías.

Si te ha gustado este microrrelato de Javi Lara te gustará Solitario


No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.