La prosa está de vacaciones, la poesía quiere meditar


Tengo que agradecer a este blog muchas cosas. Durante estos dos últimos meses me he reencontrado a mi mismo, he reactivado mi poesía. Sé que soy un escritor de prosa, pero en la poesía encuentro el acomodo, la posibilidad de expresión y el sentimentalismo que no tienen otras formas literarias. Parte de las publicaciones poéticas de este blog son extractos de un poemario propio titulado La prosa está de vacaciones, obra que he ido escribiendo desde el pasado verano en mis días de vacaciones, pero que se ha alargado hasta esta semana. No sé si alguna vez verá la luz de alguna forma o si se quedará apilado entre carpetas como aquellos Destellos de amor o Como el rocío de la mañana que escribí siendo un adolescente.
Pero ahora mi poesía quiere meditar, como lo está haciendo mi propia vida, llena de cambios muy importantes que el paso de los días me demuestra que están siendo cambios positivos.

Vuelan sueños.
Oigo tu melodía.
Emanan acordes.
Tu voz.
Es el día marcado,
asúmelo.
Olvida lo vivido,
deja pasar las horas.
No preguntes
ni contestes sí o no.
Vuela,
juega a amar.
Suspira,
respírame.

Me retiro temporalmente, aunque no sé si seré capaz de abandonar el blog. Gracias a muchos de vosotros me he llevado satisfacciones, habéis comentado por diferentes vías, me habéis animado, apoyado y opinado. Así que lo dejo todo en el aire porque si un día me apetece publicar no me lo voy a impedir. Pero quiero centrarme en otro proyecto literario, esa novela que me rondaba la cabeza desde hacía meses, que en mis vacaciones comencé a documentar, de la que dispongo de mucha información que ir condensando para empezarla a trazar poco a poco, minuciosamente, con mimo y con el cariño a un persona y a una época como si se trataran de mi vida y mi mundo, aunque no tengan nada que ver.

Habiendo oído hablar muchas veces de Omar, había creído conocer en él una de esas naturalezas superiores que pueden hacer mucho bien o mucho mal, y presentía en aquel joven indomable, en aquel gran quimerista, materia para hacer un jefe de partido.

Os mantendré informado, esto es un hasta pronto porque el blog no se cierra y sé que tengo que continuar con esa serie de relatos Colección de perfectos cabrones y dar a conocer si hay una cuarta parte de El Viaje, entre otras cosas.

Gracias

4 comentarios:

  1. Me alegra saber qué te vas a tomar en serio lo de la novela! :)

    ResponderEliminar
  2. Sólo puedo decir que ¡adelante! (aunque suene a anuncio).

    ResponderEliminar
  3. Vaya, Javi, parece que esta tarde la "he tomado" contigo (entiéndeme...). Acabo de descubrir tu blog y creo que me quedo. Sobre todo, porque va de creación literaria y eso me puede. Ya iré leyendo tus textos y tú mis comentarios (si te apetece, claro). Si se dijera algo cada vez que uno descubre a un escritor, eso diría yo ahora entre signos de admiración. Hasta luego.
    (Soy José Antonio Ramos, de facebook.)

    ResponderEliminar
  4. Gracias Rocío y Mónica por los ánimos. José Antonio, no creo que se me pueda considerar escritor, más bien un periodista que consigue salir con estos escritos del encorsetamiento de las noticias y que intenta evadirse y disfrutar mediante estos intentos de literatura. Saludos

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.