Idas y venidas


Hoy noté que te echo de menos
y sentí tu marcha más aún
porque noto que abofeteé este amor
contra viento y marea.
Por pensar que lo hacía bien,
quedé sin escapatoria
y otra vez llegó el sufrimiento,
el celo y el naufragio.
Y no estabas cerca para agarrarme
con tu mano de suave pétalo.
Y me empeñé en viajar solo
cuando tú tenías la brújula.
Y sólo tras muchas vueltas al mundo,
idas y venidas, te encontré.
Y en tu mirada he vuelto a ver
que no soy nadie sin tus ojos,
sin tus mechones castaños
que a cada roce me hipnotizan.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.