Tu marcha cambia mi mundo


Ha cambiado el color del cielo en esta ciudad
desde que marcháteis tú y tu sonrisa de plata.
Los paseos por la Alameda se han vuelto sombríos
y mi casa está fría, mis versos lloran tu ausencia.
No quisimos despedidas, pero hubo escenita de llanto
con lágrimas derramadas hacia mi interior nublado.
Y ahora me quedo dirigiendo una vida tristemente triste
que me ahoga pese a que no dejo de tomar oxígeno.
Ya no respiro tu aliento cada mañana
bendito desayuno que me mantenía en pie.
Y no me conformo con unas fotos, que aún a color
me hacen verte lejana en espacio y tiempo.

1 comentario:

  1. Espero que eches un vistazo a mi blog de poemas, si te apetece verlo entra en http://poemajuan.blogspot.com

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.