Humedad apasionada


Noté al otro lado de la mampara de la ducha las yemas de tus dedos.
Se descorrió el cristal suavemente para que aparecieran tus labios.
Entraste descalza, tus pies se posaron sobre las gotas de ducha,
sólo en centésimas de segundo ya compartíamos espuma.
El agua se deslizaba templada por nuestros cuerpos
mi piel erizada se entrelazaba con tus mechones de pelo.
Agua, caricias, besos, jabón.
Momentos de limpieza inundada de pasión.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.