Game over


Un reflejo azul pone fin a muchas noches en vela.
Quería sacar cada milímetro de pensamiento,
cada idea, cada proyección de nuestras vidas,
pero la tecnología miente y traiciona.
El disco duro del ordenador volvió a decir adiós,
mil páginas escritas ardieron en código binario
mil sentimientos que mi corazón esbozó
mediante pulsaciones con los dedos índice, anular y corazón.
Esas palabras en inglés me suenan a "Game Over"
de una trayectoria que termina desangelada,
más alejada del final que en el comienzo,
pues caminé días y días sin dar un solo paso.
Ya no voy a apretar más teclas con letras.
Desempolvaré el viejo cuaderno de anillas,
especie en extinción a la que daré extensión
porque sé que no me dejará jamás colgado
como este invento frío y cuadrado
con el que nunca me he sentido escritor.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.