Engaño

Estás a mi lado. No te toco. No te veo.
Rompo en cólera de inexplicación
en un desierto de dunas sin arena
donde toco el oasis y no me refresco.
Estoy contigo sin reconocerte
porque uno de los dos está ausente,
porque voy a tocarte y me electrifico.
Repele el imán de tu cuerpo magnético.
Mi piel se acelera en un estado latente
que enreda unas sensaciones caóticas.
Una desesperación por la imposibilidad
de creer que tu compañía es invisible,
de creer que estás a mi lado sin estarlo
porque tus ojos miran mi horrorizada cara
y tu mente piensa en la de ese estúpido de ayer.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.