Un ataque violento


Tu sonrisa apuntó hacia mí,
tus ojos me atacaron de improvisto,
tus palabras me atravesaron el pecho,
sólo tu presencia es un ataque violento,
una invasión furtiva a mi corazón.
Frente a mí eres una amenaza
que enciende todas mis alarmas,
rompiendo mi habitual tranquilidad
para enamorar de inmediato mis sentidos
incapaces de oponer resistencia.
Tu sonrisa apuntó hacia mí
y acertó, precisa,
para alcanzarme.
Me rindo.

Imagen: femenina.es

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.