Aquella tarde hacia ti

El cuentakilómetros avanza lentamente. Llueve. El disco ha comenzado a sonar de nuevo por el track 1. El asfalto es cada vez más negro, las nubes son color gris apático. Aparecen entre el limpiaparabrisas en un vaivén tras las gotas de lluvia que deslizan durante milisegundos por el cristal. Quedan aún dos horas de camino, un bar de carretera me atrae con la idea del aroma a café. Los neumáticos agradecerán unos minutos sin girar. Mis piernas quieren volver a sentir que están vivas. Desde la barra, con la taza entre las manos, no alcanzo a leer el titular de un periódico que se queda anticuado en el olvido de una mesa solitaria. Miro a las dos mujeres sentadas junto al ventanal. Son madre e hija. Un coche se acerca y ellas se levantan y salen corriendo para subirse en él. El café me calienta las manos y el estómago por solo una moneda. Es hora de agarrar otra vez el volante, poner la calefacción y prepararme para la última etapa hasta tus brazos. Sigo surcando la península en dirección hacia tu amor con el deseo de que ese hombre que cogió esta mañana el teléfono de tu piso de soltera fuese tu hermano o simplemente un amigo.

javi-lara-escritor


No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.